Frente a la Barbarie en la que nos hunde el Capitalismo, ¡a la HUELGA el 29 de Septiembre!

septiembre 22, 2010

Esta nueva crisis del capitalismo ha hecho que treinta millones de personas más pierdan su puesto de trabajo. Y ya son más de doscientos millones de parados en todo el mundo, sin contar los millones que ni siquiera tienen derecho a que se les considere oficialmente desempleados. La precariedad y la pobreza se instalan incluso en los países más desarrollados, y entre los más de 1000 millones de pobres que existen hay que incluir a uno de cada siete norteamericanos. Una realidad impensable para la mayoría hace tan sólo una década, cuando los mismos que ahora nos dicen que esto es así y que tenemos que aguantarnos nos engañaban hablándonos de progreso y desarrollo infinitos. Pero no, el capitalismo está en crisis, una crisis total que dinamita su propia esencia, pues “para existir el capital tiene que crecer, es decir, adquirir un nuevo valor”. Y ya no puede. El capitalismo está en recesión, no sabe cómo seguir adquiriendo nuevo capital, no sabe de dónde acumular mayor riqueza y valor. Sólo tiene una salida: hundir aún más en la pobreza a millones de trabajadores, robándoles más de su salario, y privatizar lo poco que queda, en algunos países, de propiedad pública para hacer negocio con las necesidades básicas de la población: el agua, la sanidad, la educación, los transportes, etc.

Esto no es catastrofismo: es la realidad que sufrimos diariamente los trabajadores. Mientras, la contradicción inherente del capitalismo se refleja también en cifras: los beneficios empresariales siguieron creciendo en estos años, mucho más que los costes laborales. Esto significa que el poder adquisitivo de millones de trabajadores ha disminuido en los últimos años, incluso en los periodos de crecimiento económico. Otro dato evidente, y que vemos en nuestras ciudades y pueblos, es que el endeudamiento de las familias es inversamente proporcional al enriquecimiento del capital financiero, de los bancos, las constructoras y las inmobiliarias. Con la crisis, la importancia de las rentas del trabajo está disminuyendo, lógicamente, por el incremento del paro y por el deterioro de las condiciones laborales. Es decir, lo que estamos viendo todos los días: muchos trabajadores para ganarse la vida “aceptan” trabajar sin contrato, más horas o de aquí para allá, haciendo lo que se puede y lo que les dejan. 

Pero esta crisis, precisamente por ser internacional, ha hecho que los trabajadores adquiramos mayor conciencia de lo que somos, la fuerza de trabajo explotada todos los días por los capitalistas y sus estados. Esta conciencia sí creemos que, en estos últimos años, se ha desarrollado entre los trabajadores. Una conciencia de clase, de lo que uno es en realidad y del papel que uno ocupa realmente en la sociedad. A su vez, hemos visto también cómo se ha fortalecido la idea de que sólo la solidaridad entre el proletariado de todos los países puede sacarnos de la crisis.

Esa conciencia es consecuencia y causa de la mayor conflictividad laboral y social existente en muchísimos países. Los datos de huelgas, huelguistas, manifestaciones y reivindicaciones lo dicen todo, aunque las televisiones del sistema no informen de ello. Desde España a la India, desde China a Francia, desde México a Grecia, desde Sudáfrica a Argentina, desde Estados Unidos a Islandia. Por todas partes se extienden y se endurecen las movilizaciones. El capital es el que nos empuja a la lucha por la subsistencia y a la lucha para vivir mejor, y es el que nos empuja a los trabajadores a que establezcamos lazos comunes, al darnos cuenta de que sólo así podemos conseguir nuestros derechos. La consigna de una Jornada de Lucha Internacional para el próximo 29 de Septiembre, especialmente en toda Europa, es una prueba de ello; como lo es también la solidaridad internacional que ha habido, especialmente, con las luchas de los trabajadores griegos, con las huelgas en México, Portugal, Francia o las que se están produciendo en Egipto, China o India, donde cientos de millones de trabajadores tienen como reivindicaciones mejores salarios y mejores condiciones laborales.

En estas luchas y conflictos también estamos viendo reflejado cómo la conciencia de la necesidad de un cambio radical también crece. Los trabajadores no sólo critican abiertamente en ellas a los capitalistas, a los empresarios y a los bancos, sino también a sus gobiernos, a sus estados y a las instituciones internacionales, que son el instrumento de la clase dominante. Los trabajadores ven que no hay esperanza en esos gobiernos que aplican la dictadura de las leyes del mercado, y que no van a hacer nada por impedir esta dinámica bárbara y destructiva. Por el contrario, los gobiernos cada vez protegen menos a los trabajadores, hundiendo el gasto público social y los derechos laborales, a través de reformas laborales, recortes de todo tipo, aumentos en la edad y los requisitos para jubilarse,… Es lo que ha hecho el gobierno de Zapatero y por eso los trabajadores haremos Huelga General el próximo 29 de Septiembre. Los gobiernos se han convertido en un auténtico peligro para la clase obrera, pues no sólo entregan el dinero de todos a los bancos, sino que nos lo hacen pagar a nosotros, los trabajadores.

La solidaridad internacional surgida de la necesidad, de la realidad económica material que vivimos, también se expresa en las reivindicaciones, que son las mismas en todos los países: el reparto de la riqueza y el trabajo, mejores salarios y mejores condiciones laborales, una jubilación digna para todos y cuanto antes mejor, el mantenimiento de los servicios públicos y sociales, etc. Hacía muchos años que no veíamos tantas protestas, paros, huelgas y manifestaciones en las que el proletariado tomaba conciencia de lo que es; hacía mucho tiempo que no veíamos a tantos jóvenes y trabajadores participando en reuniones, asambleas y manifestaciones; y hacía mucho tiempo que no veíamos como el “internacionalismo proletario” crecía en todos sitios. Y no sólo entre los trabajadores más conscientes, sino entre muchos otros, entre quienes nunca han leído El Capital de Marx ni estaban acostumbrados a luchar. Incluso vemos como son rechazadas las trampas que el sistema nos tiende a cada paso para distraernos: el nacionalismo, el localismo, la xenofobia, el racismo y el individualismo no calan entre la mayoría por más que el sistema lo intente, porque sencillamente, la mayoría no somos tontos y sabemos que el capitalismo es el verdadero enemigo. Se está propagando un internacionalismo proletario como única respuesta al capitalismo, y en nuestras manos está fomentarlo en nuestros trabajos y en nuestros barrios. Y también darle forma, moldearlo, y conseguir que las luchas no sean ni defensivas ni ofensivas, sino luchas todas contra el capital y sus gobiernos: para construir una sociedad sin propiedad privada, sin clases sociales y sin estados, donde nadie pueda apropiarse de la riqueza de todos.

Hay un interés común y es que no se quiere gestionar el capitalismo y su riqueza burguesa, se quiere producir riqueza por y para los trabajadores. Esto se ve, por ejemplo, en las ocupaciones de fábricas o empresas que se han producido en muchos países en los últimos años, especialmente en Argentina, pero también en Alemania o España. Además, se ve en las Asambleas de trabajadores, como ha pasado en España (en Madrid) en la última huelga del Metro: porque la gente empieza a entender que ellos y ellas son los que hacen que las cosas funcionen, que no hacen falta empresarios y políticos, y menos aún burocracia sindical para firmar convenios colectivos a la baja, ni organizaciones caducas que no nos representan. Una nueva conciencia que dice ¿para qué pactar si siempre salimos perdiendo? está calando hondo entre los trabajadores. Esta nueva imposición capitalista ha hecho que de la cultura del pacto y la negociación con el capital se pase a una cultura de la resistencia y, desde ahí, a que “la cultura socialista radical, crítica, democrática y asamblearia” se refuerce.

Sabemos que la barbarie capitalista continuará hasta que los trabajadores construyan el socialismo. Por eso, los compañeros que integramos Democracia Comunista Internacional participaremos en todas las luchas, aportando nuestra perspectiva internacionalista e intentando que los trabajadores se autoorganicen en Asambleas, populares y unitarias, y que éstas hagan que las luchas y las Huelgas Generales pasen a ser verdaderos procesos de Huelgas de Masas. Porque la emancipación de los trabajadores sólo será obra de los propios trabajadores.

DCI-OML, 22 de Septiembre de 2010


29 de Septiembre: Huelga General también en Tragsesa

septiembre 22, 2010

POR TU TRABAJO, POR TUS DERECHOS,

POR DIGNIDAD, ¡A LA HUELGA GENERAL!

Compañeras y Compañeros:

El 29 de Septiembre todos los trabajadores tenemos una cita con la HUELGA GENERAL para iniciar un nuevo camino. Tenemos que evitar que el gobierno aproveche esta crisis (que, como todas, ha sido generada por el capital) para cumplir con el mandato de su amo (la patronal) y ahonde en la precarización de nuestros puestos de trabajo.

El gobierno que ensucia el nombre del socialismo pretende:

  • Con lo que te retienen de tu nómina para el FOGASA (Fondo de Garantía Salarial), que financies tu propio despido.
  • Abaratar el despido improcedente. Pasamos de una indemnización de 45 días a otra de 20 días por año trabajado.
  • Poder declarar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con tan solo un año de pérdidas (todos sabemos que es fácil camuflar los beneficios y hacerlos pasar por pérdidas para que los capitalistas se libren de sus obligaciones). Pero, y si verdaderamente la empresa tiene pérdidas ese año, ¿no sería mejor obligarles a echar mano de los beneficios conseguidos otros años explotando a los trabajadores que quieren despedir?
  • Dar mayor poder al empresario. Por si tenía “poco” poder esa clase parásita que se alimenta de nosotros, a partir de ahora serán caudillos por la gracia de Zapatero en “sus” empresas, jugando con la vida de los trabajadores.
  • Recortes salariales y sociales.
  • Ampliación de la edad de jubilación a los 67, endurecimiento de las condiciones para cobrar la pensión máxima, y congelación de las pensiones.

La crisis la volvemos a pagar los de siempre, la clase trabajadora, mientras que el capital, gracias a un gobierno “socialista”, sale con los bolsillos indemnes y con más poder.

No pienses en quién convoca la huelga ni en la sospechosa inactividad de los comités de empresa de Tragsega: la burocracia sindical de CCOO-UGT es una parte más del sistema y del problema, eso está claro. Pero la Huelga no es suya, por más que se la quieran apropiar. Ellos pueden convocarla legalmente, pero ese día la Huelga nos pertenecerá a todos los que la hagamos. Y sus resultados no pueden saberse de antemano, dependerán de lo que entonces y desde entonces hagamos entre todos.

Piensa que es una jornada donde tendrás la oportunidad no sólo de reivindicar, sino de comenzar un camino que tiene que ir más allá: que debe tener como horizonte el recuperar los derechos perdidos, la dignidad perdida, y el orgullo de ser trabajador.

Para los que decís que no hareis la huelga, sólo deciros que todos tenemos hipoteca y cargas familiares, y que todos tenemos miedo a perder nuestros empleos. Pero si seguimos perdiendo derechos no tendrás ni una chabola. Así que no te excuses, no seas esquirol y lucha por lo que verdaderamente te interesa.

Proletarios del mundo, ¡uníos!

DCI-OML

Puedes descargar este boletín (en formato pdf) en la sección Boletines de Centros de Trabajo


Sobre la absorción de Tragsega por Tragsatec

mayo 27, 2010

El día 30 de abril, el consejo de ministros aprobaba una serie de fusiones entre empresas públicas para reducir costes. Las fusiones, dentro de la economía capitalista de mercado, se realizan para aumentar los beneficios, a la vez que monopolizar el mercado (aumento de la cuota de mercado y eliminación de competidores). Pero, sobre todo, para abaratar costes mediante el despido de “la mano de obra sobrante”. Al fusionarse dos o más empresas, sobran bienes y personas (según la visión empresarial capitalista). No hace falta saber “economía” para darse cuenta de lo relatado, basta con leer las noticias sobre fusiones y despidos en empresas en cualquier sector económico y nos daremos cuenta de la realidad señalada.

Nuestro comité de empresa ha mandado una circular donde se habla de todo menos de esta posible y gravísima realidad que se cierne sobre nuestras cabezas. Puede que nos equivoquemos, pero podemos estar ante las puertas de un expediente de regulación de empleo camuflado por la fusión de estas empresas. Por lo menos que no nos engañen cuando nos digan que hay que recortar personal, es decir, echar a la gente bajo excusas baratas. ¿Acaso nos quieren hacer creer que con el despido de directivos se acabará toda la crisis? ¿De verdad van a echar a tantos chupópteros y enchufados que hay? ¿En el protocolo de fusión podremos decidir algo los trabajadores, o sólo nuestros “representantes sindicales” se dedicarán a pactar cuatro cosillas?

Los trabajadores tenemos que exigir al comité de empresa que hable claro, y especialmente, nosotros, los asalariados, seamos externos, temporales o indefinidos, no tendremos más remedio que exigir a la empresa una contestación clara al respecto. Y es que en vez de una gestión coherente de los recursos como, por ejemplo, contratar directamente a los trabajadores,  la empresa lo hace a través de las ETTs camufladas, que resultan ser las consultoras, las cuales triplican el coste por persona, sin que el trabajador subcontratado vea beneficio alguno, además de aumentar la temporalidad y la inestabilidad, que de un día a otro se puede ver  de patitas en la calle. Las fusiones son la solución capitalista a sus crisis, pero los trabajadores sabemos que esto conlleva, a nivel laboral, despidos en masa. Comisiones Obreras ya se ha lanzado a decir en su comunicado del 6 de mayo que negociará el empleo, los derechos de los trabajadores o la igualdad y la homogeneidad, además de sus garantías sindicales. ¡Pero es que esto no se negocia, esto es nuestro y no queremos dar ni un paso más atrás! ¡¡TRABAJADOR, NO TE QUEDES DE BRAZOS CRUZADOS Y LUCHA POR TUS DERECHOS!!

Los compañeros que hacemos Alternativa Proletaria queremos publicar un “boletín” donde tú, trabajador, puedas exponer tus ideas y propuestas sin miedo y con claridad, denunciando tú mismo lo que consideres injusto. Este correo, alterprol@gmail.com, está a tu disposición. Sólo somos un grupo de compañeros, afiliados a los sindicatos CGT y CNT, que nos hemos coordinado un poco, y queremos expresar una voz obrera independiente dentro de la empresa, que no se dedique a pactar con el capital vendiendo a los trabajadores por migajas de poder. A su vez, queremos aglutinar al mayor número de trabajadores en torno a las ideas que vayan apareciendo en estos escritos para, en un futuro, por lo menos, convertirnos en sección sindical bajo las siglas de algún sindicato (CGT, CNT, Solidaridad Obrera, Solidaridad y Unidad de los Trabajadores, etc.), demostrar que se pueden hacer las cosas de otra manera, de forma democrática y asamblearia, politizando nuestras luchas y al resto de trabajadores.  ¡Salud!

Puedes descargar esta Hoja Informativa (en formato pdf) en la sección “Boletines de Centro de Trabajo” 


¡¡Comité de empresa de Tragsega sin credibilidad!!

marzo 23, 2010

El pasado 12 de marzo el Comité de empresa de Tragsega Madrid ha vuelto a enviar otra circular, exigiendo a los trabajadores que les informen sobre su situación contractual, debido a que, al parecer, no les han hecho ni caso en relación a la anterior.

Esto es el resultado de la “credibilidad” que procesa dicho comité sobre los trabajadores. Por esta razón, animamos a los trabajadores a que, en vez de enviarles dicha información, les presionen para establecer una reunión y, así, definir la estrategia y las propuestas ante la empresa.

Por otro lado, el comité ha enviado un correo donde venía  el acta de la reunión del Comité Intercentros. Independientemente del resultado de dicha reunión, creemos que este documento es una muestra más “del despotismo ilustrado” que gastan, puesto que acuerdan diversos temas a espaldas de los trabajadores.

Es de señalar que han conseguido que el vale diario de comida pase a 7,58€. ¡¡Estupendo!! Qué gran avance… ¿No se han dado cuenta estos listos que la media del precio de los menús de la zona es de 9€? Es decir, al trabajador le está costando dinero ir a trabajar por la nulidad del comité y la perfidia de la empresa, la cual gasta cantidades ingentes de euros en subcontratar personas en vez de contratarlos directamente, gastando además todavía más en ubicarlos en edificios distintos a los nuestros y, sin embargo, escamotea un comedor digno o en su lugar el precio diario de los menús que se dan en la zona.

Los trabajadores que conformamos Alternativa Proletaria querríamos publicar un boletín quincenal del grupo público Tragsa, donde tú, trabajador, podrás exponer tus ideas y propuestas sin miedo y con claridad, denunciando tú mismo lo que consideres injusto. Este correo, alterprol@gmail.com, desde ya está a tu disposición. No buscamos, como grupo, ni presentarnos a elecciones, ni sindicales ni políticas, sólo involucrar al trabajador directamente en sus luchas. Ánimo y participa para hacer tuyo este boletín.

«¡Proletarios de todos los países, uníos!

No tenéis otra cosa que perder que vuestras cadenas,

y tenéis todo un mundo a vuestro alcance».

Puedes descargar esta Hoja Informativa (en formato pdf) en la sección Boletines de Centros de Trabajo (en formato pdf)


¡¡Trabajador de Tragsega, organízate y lucha!!

marzo 18, 2010

Hoy, 8 de marzo, el comité de empresa de Tragsega ha enviado una circular donde pide a los trabajadores que les faciliten información contractual. “Necesitamos tener vuestro historial de contratos en la empresa”, decía en la circular, y así, según ellos, antes de entablar una mesa de negociación sobre los contratos de los trabajadores, tener mayor capacidad para negociar. Conocer la situación de los trabajadores y después negociar qué.

¿Qué quieren negociar sin contar con los trabajadores? Una vez más el comité de empresa actúa a espaldas de los trabajadores. En vez de convocar una asamblea y debatir con vosotros las propuestas a imponer a la empresa, se limitan a informar que van a negociar con la empresa, sin ni tan siquiera hablar previamente de alguna propuesta.

Van a negociar vuestros contratos, vuestra forma de ganaros la vida sin contar con vosotros, y visto lo sucedido con anterioridad, ¿vais a dejar a estas personas que han demostrado su ineficacia y su servilismo hacia la empresa ahogando y abortando la lucha que se cernía en el mes de noviembre, la lucha de vuestros contratos?

¡Trabajador, organízate y lucha! ¡Lucha junto con tus compañeras y compañeros por tus derechos frente a tus explotadores, sin intermediarios, con intereses propios!

¡Si nadie trabaja por ti, que nadie decida por ti! Los comités encauzan tus luchas haciéndolas perder fuerza, son parte de la empresa y tienen privilegios que tú no tienes. Organízate en comités obreros, y/o pide ayuda a otros sindicatos que no sean del Comité (CNT, CGT, Solidaridad Obrera, etc.).

«¡Proletarios de todos los países, uníos!

No tenéis otra cosa que perder que vuestras cadenas,

y tenéis todo un mundo a vuestro alcance».

alterprol@gmail.com

Puedes descargar esta Hoja Informativa (en formato pdf) en la sección Boletines de Centros de Trabajo 


Privatización en cubierta en el grupo público Tragsa.

febrero 10, 2010

Privatización en cubierta en el grupo público TRAGSA.

Creemos, desde Alternativa Proletaria, que es importante que se conozca lo que está pasando en este grupo público. Dicho grupo es el siguiente “plato” a devorar por el insaciable apetito burgués. La situación laboral en las empresas del grupo público TRAGSA es lamentable, basta con leer lo que dijo el diario La República, el pasado octubre, que hablaba de “despidos masivos e ilegales en TRAGSA”, o en diversos blogs, pero hay más… sólo hay que hablar con los trabajadores para pulsar la verdadera situación de un drama que se cierne sobre una empresa pública. Un grupo público con más de dos mil trabajadores, de los cuales el 70% eventuales.

Si analizamos, de forma global, el momento económico y laboral en el que vivimos hallaremos las respuestas ante esta situación concreta. Nos encontramos ante un gobierno que dice defender los intereses del trabajador, un gobierno que, según su sindicato satélite (UGT), es el mejor aliado de los trabajadores.

Sin embargo, lo que realmente está asegurando es “la paz social” necesaria para la supervivencia y recuperación de los empresarios y banqueros, a costa de precarizar los puestos de trabajo. Además, ha empezado a plantear una ya meditada y cuasi pactada reforma laboral. Ha sido el mejor gobierno para los empresarios, puesto que la socialdemocracia, de nuevo, ha cumplido su misión de apaciguar las protestas proletarias en una situación delicada, en una economía en crisis.

A su vez, los principales sindicatos del sistema (UGT, CCOO, CSIF, etc.), son fieles cumplidores de las ordenes mandadas por su matriz política (en este caso, el PSOE). A ninguno les interesa perder su posición dentro del sistema, debido a que viven gracias a ser parte de ese puzle llamado Estado. No les interesa desmontar el sistema burgués, debido a que sus ingresos y su poder derivan de él.

El director de este drama esperpéntico no deja de ser otro que la burguesía. En su avidez por seguir acaparando mercados, y así seguir acumulando capital a costa del trabajo no pagado a los trabajadores, ha puesto sus ojos en los últimos mercados que quedaban por explotar: el sector público. El objetivo es subcontratar más del 50% de los servicios y quedarse con los más de dos mil millones en contratos que da el Estado para estudios, redacción de proyectos, control y vigilancia de las obras.

La sanidad, la educación, las empresas públicas…, lejos de la socialización, es decir, de avanzar las condiciones para que dichos segmentos pasen de ser públicos a socializados y gobernados por los propios trabajadores mediante asambleas, están siendo desmantelados y privatizados por un gobierno “socialista” con el consentimiento de sus herramientas sindicales. Siguen apuntalando el sistema capitalista del cual ellos forman parte, y de paso, cumplen la misión que les ha sido encomendada por la burguesía.

En este caso, el grupo TRAGSA funciona según derecho privado, es decir, como empresa privada, acumulando el capital a costa de la plusvalía generada a través del plustrabajo producido por los trabajadores. De este modo, “el Estado de derecho” es otro capitalista más al que mantener. Por lo tanto, el microcosmos del grupo TRAGSA, con todas sus empresas, cumple su función en el macrocosmos estatal.

En este sentido nos encontramos con un gobierno que cede ante las presiones del grupo de ingenierías asociadas, Tecniberia. En dicha presión, no sólo ha cedido a Tecniberia hasta el 50% del mercado, sino que el grupo TRAGSA ha iniciado una política de subcontratación a dichas ingenierías, lo que curiosamente incrementa los costes, pues el coste del trabajador subcontratado es del orden de 3 veces superior al de un trabajador contratado, teniendo además una situación más precaria que el contratado directamente.

A costa del empleo directo se fomenta una subcontrata cuyos costes desorbitados no benefician al trabajador subcontratado, sino a los bolsillos de la subcontrata y, por otro lado, la subcontratación cambia trabajadores con menor precariedad por trabajadores sumisos debido al resultado de la precarización que lleva consigo la mencionada subcontratación.

Como se dijo en el periódico La República, “Durante años la política de empresa ha sido hacer contratos temporales hasta llegar a dos años, y entonces el empleado pasa a plantilla con contrato indefinido. Sin embargo, este año se ha producido un cambio en la dirección y en RRHH, y se han colocado en dichos puestos personas de confianza del Ministerio. Con la situación de crisis que se vive en el país, y aun siendo una empresa que genera importantes beneficios, y según denuncian los trabajadores, desde el Ministerio se han dado órdenes de que la empresa ha de cesar su crecimiento, no firmándose ningún contrato indefinido más”.

Nos encontramos ante una dirección de origen político, es decir, “socialista”, que lejos de realizar sus vociferadas promesas, está fomentando la inestabilidad y la precarización laboral para engordar las arcas de los capitalistas. Pero no solamente esto, sino que está regalando y prostituyendo empresas de capital público que teóricamente nos pertenecen a todos (después dirán a la hora de que paguemos impuestos que el Estado somos todos), cuyos beneficios no solamente sociales, sino económicos, podrían engordar las arcas estatales si siguieran siendo públicas.

 Ante todo este despropósito, nos encontramos con un Comité de Empresa que en vez de apoyar los escritos en prensa que reflejan la situación, los denuncia, y en vez de airear el asunto y apoyar dichas acciones, pretende silenciar la lucha.

Los trabajadores han confiado la defensa de sus derechos a la propia empresa (esto no es nuevo en el panorama laboral español). A la mayoría del Comité no le interesa, además, movilizarse porque pararían la ejecución de los proyectos a ellos encargados, anteponiendo así, sus intereses de ascenso particular al de los trabajadores. Otros miembros querrán mantener la paz siguiendo la consigna de sus superiores sindicales y así aspirar a ser liberados y vivir a costa del trabajador. Esto es un ejemplo de lo que son los comités de empresa y para qué sirven, en estos momentos, las elecciones sindicales.

Pero este posicionamiento del comité no es una sorpresa. El comité está compuesto por los sindicatos mayoritarios y dichos sindicatos son uno de los pilares del gobierno, el cual nombra a la dirección de la empresa… son los mismos… es, en el mejor de los casos, idealismo puro que éstos luchen por sus representados, es decir, por los trabajadores. La mayoría son jefes, es decir, la cara de la empresa ante los trabajadores.

En esta empresa la táctica del comité y la empresa ha sido engañar a los trabajadores en referencia a la situación de los que están trabajando sin contrato, es decir, trabajadores que se les ha cumplido el contrato pero siguen en nómina aludiendo al “fraude de ley”. Sin embargo, no existe ningún “fraude de ley”. La situación de trabajar sin contrato por caducidad de éste pero en nómina y cotizando a la Seguridad Social está recogida en el ordenamiento jurídico laboral: el trabajador pasa a ser automáticamente indefinido y como tal debe de ser tratado y reconocido por la empresa con un nuevo contrato que refleje la actual situación contractual.

Los trabajadores están solos. El comité de empresa por los motivos antes expuestos, ha boicoteado todo intento por parte de los trabajadores de defender sus puestos de trabajo. Sólo ha planteado “una sentada” (como si fuera un patio de colegio) para enfriar los ánimos junto con una nota de prensa ridícula. Los trabajadores que propusieron otras alternativas fueron ignorados. El esperpento alcanzó cotas inimaginables cuando el comité no se responsabiliza de su propia criatura (la nota de prensa), advirtiendo a los trabajadores que a partir de ahora están solos.

Lo curioso es que realmente el trabajador siempre has estado solo, puesto que el comité solo mira por la máquina de café, por el mantenimiento de sus privilegios y por el “bien” de la empresa, y no por los derechos de los trabajadores. Para ellos, como para la empresa, los trabajadores son un número más del cual servirse.

Por otro lado, tanto el comité como la empresa intentan dividir a los trabajadores haciendo ver que sólo es un problema que afecta a los temporales. Sin embargo, el trabajador indefinido debe de ser solidario con los que no lo son, pues cuando no queden de éstos irán a por ellos. La orden es clara desde el Estado: dar paso a la iniciativa privada. La empresa y el comité dividen al trabajador y así que la lucha pierda fuerza. Si los indefinidos no se unen a la lucha su destino tarde o temprano será el mismo: la calle, el paro o la precariedad.

Como se planteó en prensa el pasado octubre, “actualmente, muchos de sus empleados se encuentran en fraude de ley, es decir, han pasado dos años y no solo no se les ha dado a firmar un contrato indefinido sino que en muchos casos se les ha hecho firmar un nuevo contrato temporal. Las nuevas órdenes, además de no hacer más contratos indefinidos, son las de despedir a los empleados a quienes les toque ser indefinidos el año que viene, no renovando sus contratos temporales a final de año, y de despedir a la gente que ya debería ser indefinida también a final de este año, y de forma ilegal, sin pagar la clásica indemnización de 45 días por año de trabajo”.

Por último, no queremos dejar de señalar que las subcontratas del sector (ingenierías y telecomunicaciones) son Empresas de Trabajo Temporal “camufladas”. Ello supone la mercantilización aún más del trabajador. De él no sólo vive la empresa que recibe el plustrabajo, sino además la empresa que proporciona la mercancía, es decir, que proporciona el trabajador a la empresa matriz. Sin exponer nada, dichas subcontratas cobran mínimo hasta 3 veces más que el coste de la contratación directa del trabajador por parte de la empresa adquirente del servicio.

Desde Alternativa Proletaria creemos que si nadie trabaja por el trabajador, que nadie decida por él. En este caso, como en muchos otros, los comités encauzan las luchas haciéndolas perder fuerza, son parte de la empresa y tienen privilegios que los trabajadores no tienen. Por esta razón, apoyamos la organización de unos comités obreros, verdaderamente asamblearios, que sirvan para los intereses reales de l@s trabajadores.

Puedes desacargar esta Hoja Informativa (en formato pdf) en la sección Boletines de Centros de Trabajo


¡¡Trabajador lucha, tu puesto de trabajo peligra!!

febrero 10, 2010

Alternativa Proletaria, 10 de febrero de 2010

¡¡Trabajador lucha, tu puesto de trabajo peligra!!

-La empresa, por órdenes de un gobierno lacayo del capital, tiene órdenes de sustituir tu puesto de trabajo por subcontratación, empezando por los temporales y terminando por los indefinidos, para así, enriquecer a cuatro empresarios, sabiendo además que, en el mejor de los casos, los costes de cada trabajador subcontratado saldrán mínimo tres veces más que cualquier coste laboral vuestro. Todo para dar paso a la iniciativa privada, cuyo único fin es el lucro. No es cierto que no haya trabajo, siguen contratando personas a través de subcontratas.

-El comité de empresa de Tragsega, en vez de apoyar los escritos en prensa que reflejan la situación, los denuncia. Es decir, en vez de airear el asunto y apoyar dichas acciones, pretende silenciar la lucha.

-El comité os pide, a vosotros trabajadores, informes de vuestra situación, mientras que exige a RRHH un informe por el despido de un director, es decir, no alza la voz por vuestros derechos y sí por el de un mando.

-El comité está compuesto por los sindicatos mayoritarios. Dichos sindicatos son uno de los pilares del gobierno, el cual nombra a la dirección de la empresa… son los mismos… ¿esperáis que éstos luchen por vosotros? La mayoría son jefes, es decir, la cara de la empresa ante ti. Querrán mantener la paz, siguiendo la consigna de sus superiores sindicales, y así aspirar a ser liberados y vivir a costa del trabajador. ¿Piensas que se van a “mojar” por ti, poniendo en riesgo su posición?

-El comité y la empresa os engañan. No existe “fraude de ley”. La situación de trabajar sin contrato por caducidad de éste pero en nómina y cotizando a la S.S está recogida en el ordenamiento jurídico laboral. El trabajador pasa a ser automáticamente indefinido y como tal debe de ser tratado y reconocido por la empresa con un nuevo contrato que refleje la actual situación contractual.

-La reunión del día 19 demostró que tú, trabajador o trabajadora, estás solo. El comité de empresa por los motivos antes expuestos, boicoteó todo intento por parte de los trabajadores de defender sus puestos de trabajo. Sólo planteo la tontería de la sentada (como si fuera un patio de colegio) para enfriar los ánimos junto con una nota de prensa ridícula. Los trabajadores que propusieron otras alternativas fueron ignorados. El esperpento alcanzó cotas inimaginables cuando el comité no se responsabiliza de su propia criatura (la nota de prensa), advirtiendo a los trabajadores que a partir de ahora están solos. Lo curioso es que realmente tú, trabajador, siempre has estado solo, puesto que el comité sólo mira por la máquina de café, por el mantenimiento de sus privilegios y por el “bien” de la empresa y no por tus derechos. Para ellos, como para la empresa, eres un número del cual servirse.

-Trabajador indefinido, sé solidario con el que no lo es, pues cuando no queden de éstos irán a por ti. La orden es clara desde el Estado: dar paso a la iniciativa privada, para ellos sobráis todos. La empresa y el comité os dividen para que no os unáis, y así que la lucha pierda fuerza. Si no te unes tu destino tarde o temprano será el mismo.

Si nadie trabaja por ti, que nadie decida por ti. Los comités encauzan tus luchas haciéndolas perder fuerza, son parte de la empresa y tienen privilegios que tú no tienes. Organízate en comités obreros, y/o pide ayuda a otros sindicatos (CNT, CGT, Solidaridad Obrera, etc.…).

Puedes descargar esta Hoja Informativa (en formato pdf) en la sección Boletines de Centros de Trabajo